jueves, 11 de agosto de 2011

Capítulo Veintidos

     Holaa   :)   Ya cada vez va quedando menos para que termine el libro, ya estamos por el capítuklo veintidos O.o !! Así que disfruten este capitulo :D y no se vallan sin dejar un comentario!!
    Gracias como siempre por leer ;)


L
              La verdad

ucy, la madre de Diana, se dirigió a abrir la puerta, algo la detuvo justo en el último momento, con la mano sujetando la puerta sintió esa sensación extraña que la invadía a veces en el último tiempo, era como si algo malo estuviera a punto de suceder, en algunas ocasiones, la mayoría, lo sentía al ver a su hija, pero jamás con tanta intensidad como ahora. Sentía como si pudiera olerlo en el aire; el peligro, el miedo, la turbación… Todo eso materializado en algo que no podía ver, pero estaba ahí, en el aire, dentro y fuera de ella.
  Era imaginación suya, eso era lo que se decía, a pesar de que  ahora le costaba creerlo. Meneó la cabeza y abrió la puerta.
  Observó la escena que había delante de ella por unos segundos, miró a su hija y luego poco a poco su vista ascendiendo hasta el rostro de Alex. No sabía quién era, pero con el más leve soplo del viento en ese instante, todo quedo relevado, conocía ese aroma y dentro de si ya no era temor lo que sentía, era furia.
   –¡¿Qué le hiciste?! –exclamó con una voz fría al tiempo que le arrancaba a Diana de los brazos y la alejaba lo más posible de esa criatura.
   –¡Yo no le hice nada! –exclamó Alex sin poder evitar sentirse enojado por la acusación, una parte de él estaba agradecido de que la madre de Diana no lo hubiera atacado apenas abrió la puerta, pero otra no soportaba la idea de que dijieran que él le había hecho daño… Ahora acababa de olvidar las líneas que tenía planeadas–. Ella estaba peleando con un vampiro adulto...
  La madre de Diana hizo como si no lo escuchara, se dio vuelta y fue a dejar a su hija inconsciente a un sofá. Alex se preguntó si ahora ella lo atacaría, pero cuando se volteó sólo le dirigió una mirada asesina y gritó:
  –¿Qué diablos iba a estar haciendo ella peleando con un vampiro?
  Alex iba a responderle pero una voz débil llegó desde el interior de la sala.
  –Víctor mató a Sam –murmuró.
  Los dos miraron a la vez, Diana había abierto los ojos.
  Alex entró a la casa sin pensarlo y se arrodilló junto a ella.
  –Diana, ¿Estás bien?
  –Creo que me rompí el brazo –dijo con una mueca de dolor.
  –¡Aléjate de ella! –gruñó Lucy–. No te atrevas a tocarla.
  Diana alzó la vista hasta su madre, tratando de comprender mejor la situación ¿En qué momento había llegado a casa?, no era capaz de recordarlo.
  –Mamá, Alex es mi novio –dijo haciendo un esfuerzo por calmar la situación.
  –¿Cómo puede ser tu novio un asqueroso hombre lobo! –gritó Lucy indignada, luego miró a Alex y siseó amenazadoramente–. Sal de mi casa y vete con tu maldita familia.
  Alex se levantó del suelo y le dirigió a Diana una mirada de disculpas–. Perdón –gesticuló con los labios y salió de la casa antes de que pasara algo peor, la madre de Diana cerró de un portazo y luego dirigió la atención hacia su hija.
  –¿Se puede saber qué rayos hacías con un hombre lobo?
  Diana la miró sorprendida y trató de incorporarse pero su brazo no se lo permitió.
  –Ya te lo dije mamá, él es mi novio.
  –¿Novio? –bufó su madre aun más furiosa que antes–. ¿Acaso sabías que su familia mató a tu tatarabuelo y a muchos más? 
  –Alex no tuvo absolutamente nada que ver en esa pelea –exclamó Diana tratando inútilmente que su madre la comprendiera–. Además muchos de su propia familia murieron también.
  –¡No me importa! –gritó Lucy, luego respiró hondo y trató de tranquilizarse contando hasta diez, cuando volvió a hablar su tono era mucho más calmado–. No quiero que vuelvas a salir con él, nunca. Y quiero que me expliques que es lo que te ha pasado.
  Diana no respondió de inmediato, se limitó a observar un cuadro con un gran castillo blanco colgado junto al marco de la puerta.
  Le contó con muy pocos detalles lo que había pasado con Víctor Markt mientras su madre curaba sus heridas y, pero su mente estaba en otro lugar, ni siquiera escucho el castigo que está le dio cuand acabo, definitivamente no la obedecería, entre ella y Alex había una promesa y está vez nada la rompería.

   Alex caminaba lentamente por la acera, pateando distraídamente una pequeña roca grisácea, estaba a unas cuantas calles de la casa de Diana, recordaba una y otra vez lo que había ocurrido, había sido estúpido al llegar a una casa de vampiros siendo un hombre lobo, pero había sido necesario hacerlo por Diana, si no aún estaría de camino a un lugar seguro… al menos ella estaba bien. Pateó la piedra otra vez, esta rodó hasta salirse de la acera y detenerse junto a las raíces de un árbol reseco. ¿Qué iba a pasar ahora?, no podía dejar de ver a Diana ¿O sí? Alex sacudió la cabeza. No, no podía, ya que lo había intentado sin éxito, pero ¿Cómo podían seguir saliendo si los padres de su novia estaban en total conocimiento de lo que él era? No podían ocultarlo, eso lo acababa de aprender.
  “Aquí estoy Diana” Alex recordó lo que le había dicho a Diana en el bosque, él siempre iba a estar allí para ella pasara lo que pasara.
  Caminaba en dirección a su casa, pero se dio cuenta de que no quería ir allí. Dio media vuelta y tomó una dirección hacia ninguna parte, el viento soplaba fuerte y le despeinaba el cabello. Entre las nubes le fue posible ver la enorme luna, que ese día iluminaba bastante.
  Había llegado a una conclusión definitiva, no dejaría a Diana, de ninguna manera, no de nuevo y menos después de que se lo había prometido. A él jamás le había agradado romper las promesas, incluso las más inútiles, ya se sentía bastante mal por haberle fallado a Diana con respecto a que no los descubrirían.
  Decidió sentarse en la acerca, si no tenía lugar a donde ir, no lograba mucho con seguir avanzando sin rumbo “Esta bien… no tengo idea que voy a hacer para poder estar con Diana, pero lo haré de todas formas “pensó él con desilusión.
  –¡Alex! –escuchó que lo llamaba una voz desde lejos.
  Se levantó y divisó una pequeña figura que corría en su dirección, era Diana.
  Cuando se acercó lo suficiente vio que llevaba el brazo envuelto en una manta blanca y un pequeño parche en la frente.
  –Alex lamento no haber podido evitar esto –se lamentó ella con una sonrisa triste mientras lo abrazaba con su brazo bueno.
  Alex la besó tiernamente por unos pocos segundos.
  –Diana, ¿Qué haces aquí?, deberías estar en cama.
  –Por favor, soy una vampira, en dos horas voy a estar perfectamente.
  Él la abrazó con alegría, la necesitaba justo en ese  preciso momento más que a nada en el mundo. Permanecieron así un tiempo, luego Diana se alejó con cuidado y lo miró directamente a los ojos, ahora su expresión era triste.
  –Todo esto es mi culpa, Alex –murmuró Diana al tiempo que se encogía–. No habría pasado nada si yo no hubiera ido por Víctor –pronunció su nombre con repulsión, después hizo una pausa y los ojos se le llenaron de lágrimas cuando añadió con apenas un hilo de voz–. Él tampoco habría matado a Sam si no fuera por mi culpa.
  –No digas estupideces –le consoló Alex tomándole la mano para acariciársela –Lo de Sam solo fue… mala suerte.
  –¡No es así! –exclamó Diana dejando que las lágrimas cayeran, no controló lo que decía, había guardado la culpa dentro de sí todo el tiempo en su casa y ya no la soportaba–. ¿Por qué habría atacado precisamente a Sam de entre todos los estudiantes de la escuela?
  –Solo se le cruzó por su camino en un mal momento –trató de explicar Alex sin alterar la voz.
  Diana se frotó bajo los ojos para secarse las mejillas, pero inmediatamente otras lágrimas las volvieron a empapar.
  –¡No pudo ser coincidencia! –sollozó Diana, sabía que tenía razón con respecto a eso–. Debió detectar un aroma extraño en Sam por mi culpa… y sin embargo yo no noté nada, no noté que era un vampiro ¡incluso estando en la misma sala! –gruñó, había sido un error tras otro y solo ahora podía verlo–. ¡Si me hubiera estado más atenta jamás habría salido con Sam, jamás habría ido con él a los bolos, jamás lo hubiera besado, jamás ni siquiera me habría acercado a él y entonces estaría vivo!
  Alex tenía una respuesta preparada, pero en ese momento la olvidó enseguida, su mente se había quedado en la palabra “besado”
  –¿Qué? –fue lo único que logró decir, él no tenía ni la más mínima idea de que Diana y Sam se habían besado justo el día antes de su desaparición.
  Diana se quedo callada, acababa darse cuenta de lo que había dicho, sabía que no era que debía contarle a Alex, pero tampoco podía ocultárselo o mentir sobre ello. Además si ese beso tenía en parte la culpa de que Sam estuviera muerto, no quería recordarlo nunca.
  Por unos segundos un debate interno se desarrollo en la mente de Alex, una parte estaba algo molesta y la otra le decía que al fin y al cabo todo era culpa suya. Miró a Diana que aún trataba de contener las lagrimas y se dio cuenta de que ese no era el tema, no en ese momento. Se acercó a ella y la abrazó por la cintura.
  –Sabes que no vale la pena culparse a uno mismo de esa forma, Diana.
  Ella asintió, no estaba muy segura de lo que le decía, pero le reconfortaba el hecho de que él la apoyara aún después de lo que acababa de ocurrir significaba muchísimo para
  –¿Qué vamos a hacer ahora? –susurró cuando logró tranquilizarse lo suficiente.
  –No tengo idea Diana –dijo él con una pequeña sonrisa en los labios–. Lo único que sé es que yo estaré aquí contigo, por siempre.
  Diana lo estrechó con fuerza y de forma afectuosa. Si Alex estaba con ella nada podía ir tan mal… ¿entonces por que seguía sintiendo que caminaba por una cuerda floja? Como si en cualquier momento, al mínimo soplo del viento, pudiera caer al vacio.


11 comentarios:

  1. QUE MAL LO DE LA MAMA DE DIANA PERO POR SUERTE ELLOS PIENSAN LUCHAR POR SU AMOR EN CUANTO A LO DE SAM AUN NO TENGO BIEN EN CLARO PORQUE MURIÓ PERO ESTOY FELIZ DE QUE DIANA Y ALEX ESTÉN JUNTOS A PESAR DE TODO!!!

    ResponderEliminar
  2. Wow!!! vaya capítulo. Lástima que la madre de Diana no apruebe que los dos sean novios, pero supongo que no tendrá más remedio que aceptarlo... si es que no quiere perder a su hija. Lástima que Alex se haya enterado así de lo del beso de Sam y Diana, pero al menos no le ha montado un numerito de celos; y eso dice mucho y muy bueno de él. A ver cómo resuelven sus problemas...

    ResponderEliminar
  3. creo que es normal la reacción de su mama, tantos años con esa idea, pasara tiempo para que acepte las cosas y espero que lo acepte... y diana creo que necesitaba desahogarse de lo que paso con sam y me alegra que alex reaccionara así, y me encanto el ultimo párrafo del cap, todo esta bien pero no saben que pasara ahora... besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!! hoy dia empeze a leer el blog y ME ENCANTO LA HISTORIA!!!! me encantaria que dieran detalles sobre los vampiros, los hombres lobo y las hechiceras :D sigan asi :)

    ResponderEliminar
  5. que bueno que la mama de diana no lo ataco
    las felicito falta poco para el final no por favor
    gracias
    Ronimar.....................

    ResponderEliminar
  6. alex!! cada vez mee encantaa mas:) ahh lindooo *____________________* alex quee tiernoo!!y que lindooo esss todaa tu ficc mee fascinaa!!!! no puede termianr tann prontooo ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh buenooo sigoo esperando el otrooo en serio:) :) besitos sube prontoo

    karla hap!!!
    P.Dno te comento con mi cuenta por no esotyen mi pc bueno soy de la fic un dia comun..

    ResponderEliminar
  7. Ohh...ALEX LO AMO!!! UHH QUE SUSTO CREÍ QUE LA MADRE DE DIANA LO IBA A ATACAR!!
    WENOO UN BESAZO!!

    ResponderEliminar
  8. u_u Alex es un amor!! <3 me encanta la idea de que van a pelear por su amor, aunque la reacción de su madre es lógica por la rivalidad existente.

    No ya se va a terminar :( aunque me muero por saber que va a pasar

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  10. K inflexsible es la madre de Diana!, mira k rechazar a Alex sin conocerlo x ser simplemente un hombre lobo!. Y este k tierno es con ella, aunke ahora se ha kedado con las ganas d saber x k ella se besó con Sam... Tendremos k esperar pa saber k pasará...

    Un bs chicas y hasta la próxima!!!, xao!!!

    ResponderEliminar
  11. que encantadora historia
    y espero con ancias el proximo cap
    bueno pues te comento para que sepas que
    tienes un premio en mi blog
    se encuentra en la anterior entrada
    besos y
    muchas gracias por ser una persona
    tan creativa

    http://vollmond416.blogspot.com/

    ResponderEliminar