miércoles, 3 de agosto de 2011

Capítulo veintiuno ;)

 Hooooooooola :D   Cómo estan todos?
Esperamos les guste el capítulo veintiuno, dejen su comentario  :) !!


C
    Pelea

uando el timbre de la salida sonó, Diana dejó su bolso abandonado y salió rápidamente de la escuela. Ni Alex ni nadie podía verla ahora.
  Tuvo que merodear por algunas calles aproximadas a la escuela antes de ser capaz de percibir ese olor familiar, cuando por fin lo encontró notó que estaba bastante debilitado, de hace ya varios días, probablemente no habría sido capaz de percibirlo el Viernes.
  Corrió lo más rápido que pudo, como nunca había corrido antes en su vida. Sabía que tenía gran ventaja sobre Alex, porque ella era más rápida, al menos cuando él era un humano, y además tardaría un tiempo en darse cuenta lo que se proponía, no mucho, pero lo suficiente como para que fuera incapaz de detenerla.
  Agradeció que las calles estuvieran desiertas, la mayoría de las personas se ocultaba del viento dentro de sus casas y los autos que pasaban no serían capaces de verla. Se sintió completamente segura de correr y como no tuvo que tomar ningún desvío, tardó menos de una hora en llegar a las orillas del bosque que rodeaba la ciudad. Allí el olor se percibía más y más fresco, como se dirigía en dirección a la extensión más amplia del bosque, tuvo la esperanza de poderlo hallar ahí.
  Volvió a correr tan rápido como le fue posible, sentía el viento que golpeaba contra su rostro y despeinaba su rubio cabello, también sentía como las ramas y las hojas secas crujían bajo sus pies y luego quedaban rápidamente atrás.
  El rastro se percibía cada vez con mayor claridad, cuando llevaba un par de horas corriendo, llegó a un punto en que todo el lugar estaba completamente invadido por el aroma. Diana se preguntó cómo era posible que no hubiera sido capaz de percibir nada en clases.
  Era obvio que un vampiro había estado viviendo ahí últimamente, Diana comenzó a caminar tratando de guiarse por el oído. No sintió miedo, jamás había sido cobarde y no iba a comenzar a serlo ahora, escuchó un crujido justo detrás de ella. Se dio vuelta de inmediato, pero no había absolutamente nada, olfateó el aire con preocupación, pero todo estaba inundado por el mismo aroma –Debió haber sido un pájaro –se tranquilizó a sí misma, respiró hondo, ahora solo para relajarse y se volteó nuevamente. Ahí estaba la figura de Víctor Markt, con una sonrisa arrogante en el rostro. Ella sintió una rabia incontenible al ver los ojos oscuros de ese monstruo.
  –¡Buu! –exclamó él sarcásticamente y luego rió un poco.
  Diana lo miró un tiempo sin entender que pretendía.
  –No te tengo miedo –dijo ella siendo sincera, lo único que la invadió en ese momento, era la ira y el deseo de ver a Víctor Markt muerto.
  –¿Qué pasó con mi alumna preferida? –preguntó sin abandonar su tono sarcástico.
  A pesar de que a Diana nunca le había dado confianza ese hombre, o más bien vampiro, nunca había imaginado que era tan macabro. Ahora era capaz de ver con toda claridad, lo desagradable y malvado que éste era, sintió una repulsión enorme hacia él.
  Éste vio su reacción y sonrió con maldad. Diana quiso gritarle unas cuantas cosas, pero recordó que Alex se encontraba probablemente en camino y debía actuar cuanto antes.
  Dio unos pasos hacia Víctor y por primera vez desde que había decidido enfrentarlo se preguntó si tendría una mínima oportunidad contra él. Después de todo era un vampiro adulto, es decir que había dejado de envejecer y debía tener muchos años de experiencia, además de que cuando uno alcanzaba esa edad adquiría muchas más cualidades.
  –¿Qué? –preguntó él con sorpresa, adivinando las intenciones de Diana, su sonrisa se ensanchó aun más–. ¿Vas a pelear?, ¿Vas a enfrentarme? –luego rió, no con una risa forzada, la idea de que Diana lo enfrentara parecía causarle mucha gracia de verdad. Esto hizo que ella se desanimara un poco, pero no lo suficiente como para arrepentirse–. Supongo que a tu amigo, ya sabes, él que encontraron hace poco, también le habría hecho gracia verte así ¿No?... lástima que murió –lo dijo solo con la intención de causarle daño a Diana, pero ella no iba a tolerarlo, no iba a soportar que se burlara de Sam de esa forma.
  No lo pensó dos veces y con una agilidad nada propia de un humano saltó sobre Víctor Markt, éste sorprendido por el repentino ataque, cayó de espalda produciendo un gran ruido.
  Ahora ya no estaba sarcástico ni divertido, estaba furioso, se sacó a Diana de encima en un solo empujón, que la hizo volar por los aires y estrellarse contra el tronco de un gran árbol, ella se dio vuelta de que obviamente no tenía idea sobre cómo luchar, era evidente que iba a perder. La idea seguía sin producirle miedo alguno, por alguna razón lo único que le importaba en ese momento era causarle el mayor daño posible a ese asesino.
  Se levantó de un salto, pero él ya estaba a su lado listo para seguir peleando, y eso que ella ni siquiera había recuperado el aliento, le propinó un golpe, Diana intentó esquivarlo, pero no era lo suficientemente rápida ni lo suficientemente hábil, cayó al suelo por la fuerza del golpe. Vio como el vampiro se le acercaba y la observaba, ya había vuelto a sonreír. Ella simplemente hizo lo primero que se le vino a la mente, tomó a Víctor por la pantorrilla y tiró fuertemente de ella haciendo que éste cayera al suelo y luego se la mordió con todas sus fuerzas, utilizando no solo los colmillos, si no todos sus dientes para causarle el mayor daño posible.
  La sangre que brotó de Víctor era de un color rojo blanquecino, muy pálido y tenía un sabor realmente horrible. Diana escupió en el pasto, asqueada al tiempo que Víctor Markt gruñía de dolor. Se levantó y trató de arrojarse sobre ella, pero Diana rodó a tiempo por el suelo y se levantó.
  Se preguntó si debería huir, pero ni siquiera tuvo tiempo para meditarlo, el vampiro estaba detrás de ella. La tomó por el cuello y la hizo girar hasta quedar frente a frente, él volvió a empujarla con más fuerza que antes, esta vez el brazo derecho de Diana y parte de su espalda chocaron contra un roble, esto la hizo dar una media vuelta en el aire y cayó raspándose con el suelo, sintiendo un gran dolor en su brazo.
  –Estoy muerta –pensó dándose por vencida y pensó que tal vez si aceptaba su derrota sería menos patética. Victor tomó impulso para atacarla, pero se detuvo en seco en el último segundo antes de saltar. Miró a su alrededor en busca de algo que Diana no detectó. Ella intentó arrastrarse por el suelo, pero estaba demasiado agotada. El vampiro la miró volviendo su atención hacia ella, sonrió con malicia, enseñando sus colmillos y justo en ese preciso momento Alex apareció tras unos arbustos, apenas tuvo un segundo para observar la situación, ya que Víctor Markt, rápido como una bala, dio media vuelta y se arrojo sobre él, de tal manera que Diana casi ni lo vio.
  –¡No! –gritó Diana sintiendo como todo el cansancio se le quitaba de golpe.
  Víctor cayó sobre Alex haciendo que su espalda se arrastrara varios metros por el suelo.  Aterrizó rápidamente en su espalda sujetándose en su cuello, desgarrando con las uñas. Víctor trató de alejar a Diana sacudiéndose. Ella lo vio a sus ojos de un tono rojo intenso y sus colmillos brillantes, filudos y peligrosos, dispuestos a matar. Nada de eso le importó, pero entonces la tomó por el brazo, el mismo que ya había golpeado anteriormente, y se lo dobló con increíble facilidad.
  Diana se levantó y cruzó de un salto toda la distancia que los separaba, no permitiría que ese monstruo volviera a hacerle daño a alguien más y mucho menos a Alex. No sabía de qué forma, pero se había convencido de no permitir que ese vampiro atacara nuevamente a un inocente.
  Diana gimió de dolor por unos segundos y luego sin pensarlo dos veces, llena de rabia se soltó del cuello de Víctor aferrándose a su espalda sólo con sus piernas, alejó su brazo sano para tomar impulso y luego lo uso para golpearlo con todas sus fuerzas en el lado izquierdo de su cabeza. Víctor cayó al suelo como un costal de papas, estaba muerto.
  Diana se desplomó en el suelo de espaldas en una posición muy parecida a la de Alex que la observaba con sus profundos ojos verdes. Sentía que su cuerpo temblaba incontrolable mente y sus brazos ya no la sostendrían por mucho tiempo, pero había algo mas, algo que tal vez hasta ese mismo momento no había podido notar, desde que había visto al fantasma de su mejor amigo no había desaparecido por completo el peso que cargaba su hombro. Pero ahora ya no estaba y sólo eso podía permitirle que no se derrumbara de un momento a otro.
 Sin embargo no duraría mucho, el cuerpo de Víctor Markt frente a ella le provocaba terror y repulsión y sentía que podía levantarse en cualquier momento para matar a Alex o a ella. Se alejó rápidamente gateando de espaldas hasta ponerse a una distancia de un par de metros, se habría alejado más pero no soportó más el temblor y cayó.
  Sintió que alguien tomaba su mano, a pesar de haber cerrado los ojos no cabía duda que era de Alex.
  –Aquí estoy Diana –murmuró.
  –Lo sé –dijo con una leve sonrisa en los labios–. Siempre estás –susurró.
  Alex la miró nuevamente, pero ella ya estaba inconsciente. La tomó en sus brazos y la levantó con facilidad, no pesaba mucho.
  Corrió a través del bosque en la misma dirección que había llegado.
  No podía creer lo que había ocurrido, las imágenes reproducidas por su mente parecían más las de un sueño que otra cosa.
  Corrió incluso más rápido de lo que le era posible por lo que no tardó mucho en llegar a la ciudad, sin embargo eso no era suficiente, necesitaba llevar a Diana a un lugar seguro, ahora. Sabía muy bien que era una idea completamente estúpida, pero si la llevaba a su propia casa, tendría que atravesar toda la ciudad y necesitaría tiempo del que no disponía, y eso sin contar la gente que los vería, en cambio la casa de Diana quedaba sólo a unas pocas calles de allí y no había nadie a la vista. Tal vez tenía suerte y se encontraba vacía, pero era una esperanza muy vana. No tenía la más mínima idea de que les diría a los padres de su novia, pero eso no tenía importancia ahora, solo podía pensar en la seguridad de Diana.
  Al llegar a la cuadra donde se encontraba el hogar de Diana, no se veía a nadie, por suerte las calles carecían de gente ese día. Avanzó hasta detenerse frente a la casa, respiró hondo y tocó la puerta.

10 comentarios:

  1. ahora q hará alex?? ... horrible que lastimen a diana, ya no esta impune la muerte de su amigo, y creo q uso toda su fuerza para q no lastimaran a alex!!! me gusto el cap besos!!!

    ResponderEliminar
  2. D: pobre diana pero me alegro por lo de victor ojala que no le pase nada malo a alex.
    jean b.

    ResponderEliminar
  3. Oh dios!! ¿Que pasara los intentaran separar o no habrá nadie en la casa? Después de todo acababa de vengar la muerte de su mejor amigo se quito un peso de encima no??
    Buen capi !! :D Me dejo completamente intrigada por saber que va a pasar

    ResponderEliminar
  4. que genial estuvo por suerte pudieron contra ese asesino pobre diana espero que este bien y alex aww hermoso!!

    ResponderEliminar
  5. si quieres tu blog en un directorio de novelas http://soycomounagalleta.blogspot.com/
    alli esta la informacion de donde tendras que enviaer los datos, linda novela y felicidades

    ResponderEliminar
  6. WOO!!
    Que bien que lo matase!!
    Pero explicadme una cosa, los vampiros tienen más fuerza que los humanos, no?¿ porque si no, no hubiese podido matar a Markt con un solo golpe en la cabeza, xD.

    Publicad prontoo!!!

    ResponderEliminar
  7. pobre diana pero pudo matar a ese markt
    ojala salga bien
    alex hermoso
    gracias por sus letras
    Ronimar........................................

    ResponderEliminar
  8. Y no seguirá? :c
    Contínualo pronto, está buena *-*
    Sigan así <3

    ResponderEliminar
  9. K capítulo más intenso!!!, en todo momento estuve con el corazón en la garganta, jjejeje. Aunke Diana se encuentra desmarejada, m alegra saber k el profe asesino murió.

    Voy a seguir con la lectura k veo k aún m keda un capi sin leer.

    ResponderEliminar
  10. ¡POR FIN! Me alegro de que ese Markt haya muerto, bien merecido, aunque pobre Alex, se ha de haber llevado un susto y una preocupación enormes durante todo ese rato y todavía le queda enfrentarse a la familia de Diana. Pues buena suerte, yo creo que después de eso, no lo pueden desaprobar ;) ¡Me encanta el suspenso que manejan en la historia! Muchos abrazos!!

    ResponderEliminar