lunes, 26 de septiembre de 2011

Cap. Veinticinco

Holaa... :) perdón por la demora en subir este capítulo,
Aquí está el resultado de la ultima encuesta, gracias a tooooodos lo que votaron, independiente del voto es importante para nosotras saber su opinión.


  Dejenos un comentario por el capítulo ^^... Aquí está:



        La aceptación
G
   
olpearon la puerta fuertemente. La madre de Alex, Sabrina, abrió lentamente y vio a su hijo convertido en lobo y a una pequeña chica muy sucia, despeinada y demaciado palida junto a él. La imagen la desconcertaba bastante pero antes de que tuviera tiempo de preguntar la chica habló.
  –¿Usted es la madre de Alex? –sonaba como si le faltara el aliento, con voz suave y cansada.
  Sabrina asintió tratando de entender lo que ocurría frente a sus ojos, la mirada de la chica le preocupaba, tenía un toque suplicante que le hacía instintivamente preocuparse por ella.
  Diana suspiró mirando al cielo preparada para contar toda la verdad.
  –Yo soy Diana... la novia de su hijo –hizo una pausa para armarse de valor–. También soy una vampira y sé que Alex es un hombre lobo. Otro vampiro lo atacó en el bosque –Pasó por alto el hecho de que ese vampiro era su madre, tampoco era necesaria tanta información, al menos que quisiera crear otra pelea–. Lo guíe hasta su casa pero ahora necesito que usted lo cuide.
  Sabrina estudió a Diana durante unos largos segundos, luego entró rápidamente a su casa.
  Diana miró a Alex preocupada.
  –¿Lo habré hecho bien?
  Alex escondió las orejas, enseguida salió su madre junto con George.
  Él miró por unos momentos al gran lobo color negro y luego a Diana, después al lobo de nuevo y finalmente posó sus ojos en Diana.
  –¿Vampira? –preguntó atónito, era un hombre tan grande que tapaba toda la puerta.
  Diana asintió asustada.
  –Pasa –dijo Sabrina que apenas lograba asomarse un poco desde atrás de su marido.
  Diana se extrañó de que no empezara una pelea o que la amenazaran de muerte. Entró en la habitación y se sentó en el sofá aroma vainilla en el que ella y Alex habían visto Titanic y besado por primera vez. Eso le dio algo de confianza. Alex se sentó a sus pies.
  –¿Quieren que deje de ver a su hijo? –preguntó preocupada por no ver ninguna reacción de rechazo en los padres de su novio.
  George resopló.
  –No puedo pedirte eso, ¿No te preguntaste porque Alex no te atacó al verte?
  –Sí, la verdad es que sí –confesó observando al gran lobo que era Alex.
  –Mira, cuando nos convertimos en hombres lobo –explicó el hombre sin despegar la vista de Diana– no somos capaces de distinguir a aproximadamente a nadie, por eso es casi imposible que Alex no te haya atacado cuando tú eres una vampira.
  Ella escuchaba y trataba de resolver todo lo que decía. Recordó el momento en el cual el gigantesco lobo había aparecido entre las penumbras, por un tiempo había dado por hecho de que este intentaría hacerle daño.
  –Entonces, ¿Por qué no lo hizo?
  –Los licántropos no atacan ni a sus familia ni a sus parejas, no importa lo que pase –luego señaló a Alex con un gesto de la mano –Si Alex te eligió, no podemos hacer nada al respecto.
  Ella los miró por unos segundos y le preguntó con curiosidad:
  –¿Cómo es eso?
  Observó al padre de Alex esperando la respuesta, sin embargo fue Sabrina la que respondió, se acerco a Diana y le dirigió una mirada amable con sus ojos de color esmeralda, idénticos a los de su hijo.
  –Un hombre lobo –comenzó– jamás podrá atacar ni hacer daño a la persona que ama de verdad, solo con ella a su lado será capaz de controlarse en su estado lobuno, siempre ha sido así.
  Diana se sintió conmovida por la idea, algo muy grande tomaba forma en su corazón. Miró a Alex con apreció, él le devolvió la mirada de la misma manera, pero sus ojos se veían cansados por todo lo que había ocurrido esta noche.
  –Creo que Alex debería descansar –comentó ella, luego de la ayuda de su madre se había curado casi por completo, pero estaba débil.
  –Tienes razón –dijo George examinando a su hijo con la mirada–. Sal afuera, Alex.
  Él caminó arrastrando las patas hasta la puerta que su madre abrió.
  –¿Alex dormirá afuera? –preguntó Diana sintiendo lástima por él, ya que la noche era muy helada.
  –¿Dónde  más?  –preguntó  su  madre  sin  darle importancia, luego miró a Diana y añadió –Tú también  deberías  irte  a  casa,  te  ves  muy  cansada.
  Diana no se había dado cuenta anteriormente del sueño que tenía, además de que no debía tener muy buen aspecto. Sus pantalones tenían las rodillas manchadas de pasto y su horrible chaqueta tenía sangre de Alex.
  –Adiós –murmuró Diana dirigiéndose a los padres de su novio.
  Ellos la despidieron con la mano mientras se levantaba y salía de la casa.
  Escuchó la puerta cerrarse detrás suyo, miró a su alrededor, Alex había desaparecido.
  Con las últimas fuerzas que le quedaban de ese día buscó por la parte de atrás de la casa, su olfato no le serviría mucho ya que todo allí olía a hombre lobo. Trató de escudriñar con la mirada en la densa oscuridad, de seguro se había refugiado del viento entre los árboles cercanos a su casa. Se internó en el bosque y después de buscar durante unos minutos lo encontró, justo como pensaba, refugiado entre un par de grandes árboles.
  Alex levantó la vista y sus ojos se iluminaron al verla. Diana arrodillándose a su lado acarició el pelaje oscuro y suave de su lomo. Él no dejó de observarla atentamente. Se recostó sobre su cuello igual como habría hecho antes. Sonrió al recordar las palabras de la madre de Alex, “Jamás atacará a la persona que ama de verdad”
  –Yo también te amo –susurró acurrucándose y dejando que sus parpados calleran, no necesitaba decirle nada más, eso lo explicaba todo. Él acarició su mejilla en el cabello de Diana y luego de súbito ambos quedaron profundamente dormidos.

7 comentarios:

  1. WOW!! HERMOSO :D!!
    Me he quedado sin palabras, al fin de cuentas su amor lo supero todo, y estarán juntos por lo que reste de sus vidas por que su amor es verdadero... que como lo se ?? no por cualquier cosa superaron tantas pruebas para que todo se valla por la borda no ;)
    Les repito el capitulo esta hermoso pero es una lastima que sea el ultimo me he quedado con ganas de mas :D

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Bueno, ¿qué puedo decir? Está precioso :3
    Me encantó el hecho de que pudieran seguir juntos a pesar de sus diferencias "raciales".
    Una historia preciosa. Muchas veces sus capítulos me hicieron tener mezclas de sentimientos :3
    Quisiera que desarrollaran más el tema de la amiga de Diana :c El hecho de que sea hechicera, Diana vampira y Alex licántropo, puede llevar a algo interesante, creo yo :3
    Eso n.n
    Saludoos <3

    ResponderEliminar
  3. ooh, que boniiito!
    Aunque algo corto, se me hizo!!

    un bico

    Cali

    ResponderEliminar
  4. Aww! *.*
    Qué lindo el capítulo (si es que no encontraba otra forma de definirlo)
    Me pareció bastante bonito el detalle de lo de la pareja de un hombre lobo >.<

    Espero prono otro capítulo chicas :) se hizo cortísimo jeje

    Besitos <3

    ResponderEliminar
  5. Me encanto el cap es muy original, esto no me lo esperaba para nada ::) me encanto :D sigan asi
    besos :D

    ResponderEliminar
  6. ¡Que escena más tierna!, los dos durmiendo bajo la luz de la luna en la interperie... ¿Pos no que se me ha hecho el capítulo muuuuuy corto?, jejeje. Ya estoy deseando leer más y saber cómo acaba esta historia... en fin, tendré k esperar a k publiken de nuevo...

    Saludos chicas y feliz comienzo d semana!, muak!!!

    ResponderEliminar
  7. Mi niña un capi genial, espectacular como siempre.

    la escena me ha encantado, que mimosos estaban, me ha gustado mucho.

    saludis vampi

    ResponderEliminar